viernes, 22 de mayo de 2009

El Isur fantástico de Gracia

Si algo hace a Isur diferente de otras ciudades es que en lugar de aire tiene un sin fin de aromas variados y fascinantes que hacen las delicias de todo aquel que la visita, ya que este asombroso repertorio de olores cubre plenamente las calles. Las habitaciones están llenas de flores y simpáticos animalillos que al menor descuido se introducen por tus ropas provocando las cosquillas incluso del más taciturno, sobre los peldaños se posan mariposas de todos los colores que observan, serenas y completamente confiadas, a quien pase por su lado; encima de los tejados los perros corretean juguetones, saludando a los gatos, que a su vez se relacionan amistosamente con los ratones. Si los ciudadanos pueden andar por la ciudad sin verse arrebatados por repentinos y encantadores recuerdos o nostálgicos perfumes de repente recuperados, o seducidos por la vistosidad de la naturaleza y las aves, o cautivados por ese invisible pero cierto bienestar que impregna el lugar, no lo sabemos. Pero estamos seguros de que disfrutarán de momentos inolvidables, para lo que les conviene permanecer quietos y tendidos sobre el asfalto y esperar en silencio a que la felicidad se asiente sobre ellos. Hay quien dice que algunos, presos de un repentino ímpetu han desaparecido para siempre en las calles de Isur, y no queda sino creerlo. Los lugares están embrujados, todos los que la han visitado han regresado con una contagiosa sonrisa y de noche, fijando el oído al suelo, escuchando muy, muy atentamente, podrás oír una voz suave y cautivadora que te llamará por tu nombre, invitándote a no marcharte de allí jamás.


8 comentarios :

Teresa dijo...

Salvo por lo de los "animalillos", que resulta algo inquietante, me gustaría poder visitar tu Isur algún día. Un lugar lleno de magia, sin duda.
Me gusta mucho también el final, esa voz que te invita a quedarte allí para siempre, ¡qué tentador!

Besitos.

Toñi dijo...

Pues con animalillos y todo, yo que quedo en esta Isur. Un lugar mágico para pasar una temporada larga.

Me gusta la armonía que hay entre los animales, gatos, perros, ratones... las mariposas, las cosquillas, los perfumes ... ¡ah, qué encantador!!

Un beso.

Toñi dijo...

Y la foto chulísima.

¡¡Todo me gusta!!

Anónimo dijo...

Qué majas sois, leche. Curiosamente yo no soporto que me hagan cosquillas, o sea que la taciturna está claro quien es, pero es algo que me da mucha envidia.
Un abrazo para las dos. Gracia

Anónimo dijo...

Muy bonitos
el dibujo y el cuento

Jose Arístides

Edurne dijo...

Es bueno imaginar que hay un lugar así, de cuento de hadas, donde la fantasía reuna a todos en torno a ella. Un soplo de aire fresco. Me encanta el dibujo, así me imaginaba yo el bosque de las Sílfides de Jana, donde vive Faroe. Por cierto, Gracia, mi cuento de la ciudad tiene continuación, pero esa es otra historia...

Besos.
Nieves.

Anónimo dijo...

Me gusta mucho, ya me gustó cuando lo leíste, despues de leerlo se aprecia más. Un beso Alicia.

Anónimo dijo...

Me pido un "Isur" aunque sea para los fines de semana.
Diana