lunes, 25 de marzo de 2013

Fotos de la presentación de "Crisis de oruga"


El pasado 20 de marzo se presentó en CCM de Albacete el libro de Paula "Crisis de oruga". Paula unos instantes antes de la presentación, con sus libros y los marcapáginas de mariposa, exclusivos, realizados a mano y cada uno de diferente color.

 En la mesa, Ángel Aguilar (que prologa el libro), Paula Martínez y Toñi Sánchez.

 Paula recitando los poemas de "Crisis de oruga"

En el acto contamos con la presencia de Alejandro Atiénzar, que interpretó tres preciosas piezas al piano.

Y al final de la presentación, Paula firmando libros. Por supuesto, contamos con la presencia de todos los amigos y compañeros del Club de Escritura la Biblioteca, incluso Miguel Ángel, que también asistió al evento, a quienes agradecemos su apoyo incondicional.

Desde aquí le deseo mucha suerte a Paula con su libro y le deseo todo lo mejor.

Os dejo enlaces a notas de prensa sobre el libro:

La Tribuna
La Verdad

Y un enlace a su blog:

http://crisisdeoruga.blogspot.com.es/

Besos con diente de león. Toñi

lunes, 18 de marzo de 2013

El miércoles tenemos una cita: Crisis de Oruga

El próximo miércoles, 20 de marzo a las ocho y media de la tarde presentamos mi libro de poesía Crisis de Oruga en el Salón de Actos del Centro Cultural CCM



Participaremos en el acto, Angel Aguilar Bañón, Toñi Sánchez Verdejo, Alejandro Atiénzar y yo misma. Me gustaría que nos acompañáseis en este bautizo literario.


¡¡FELIZ PRIMAVERA!!

domingo, 17 de marzo de 2013



    Vida y milagros de Pablo Ruiseñor

      por Trinidad Alicia García Valero



El hombre se levantó no sin cierta dificultad de la tumba que habitaba.
Apartó las viejas mantas que lo cubrían para resguardarlo del frío de la noche, ya de pie, corrió la endurecida madera que le servía de techo y protegía de la lluvia y la nieve. 
Como siempre hacía, miró hacia lo alto para otear el tiempo. Amanecía, y sin apenas darse cuenta su mirada quedó prendida en sus colores.

El rojo anaranjado impregnaba el cielo y sus matices salpicaban las difusas nubes que corrían sin dirección aparente. Hoy no lloverá, se dijo, comenzando sus ineludibles ejercicios de gimnasia; cogió después una pequeña bolsa con los enseres de aseo y se dirigió a la fuente más cercana. Cuando volvió con la cara afeitada y brillante por el agua fría, dispuso el café en un infernillo que guardaba en un rincón del sepulcro y así dispuesto, comenzó como todos los días, el saludo diario a sus vecinos.

Quitó las flores secas de la tumba de María y puso en ella unas cuantas amapolas que empezaban a despuntar, mientras decía:
_Buenos días, amiga, hoy no nos lloverá y tal vez tus hijos se acuerden de ti, como dice esa inscripción_ un epígrafe en el mármol prometía: Tus hijos nunca te olvidarán.
Se acercó después dónde reposaba Juan junto a su esposa, Pablo, estaba acostumbrado a ver a los familiares de Juan y Soledad limpiando su tumba y poniéndoles flores. Murieron jóvenes en un accidente de automóvil y a ellos en verdad, no les olvidaban.
Y como siempre, visitó el nicho de Pepe que parecía ser que anduvo solitario por el mundo, pues sólo un nombre grabado en un trozo de metal lo recordaba. El hombre se  inclinó y le rezó una oración en silencio.
Procuraba Pablo coger algunas flores de aquí y allá y ponerlas sobre los sepulcros más abandonados.
Se acerco después a otra fosa desharrapada como él, la cual parecía tiritar entre los vientos de una esquina del patio del cementerio. Allí no había fechas ni despedidas, ni buenos deseos para la eternidad, ni siquiera un nombre, sólo un rayo de sol la redimía de la nada cruel que parecía envolver sus desconchadas paredes. Y a él le gustaba pensar que estuvo habitada por una linda joven, a la que puso el nombre de Margarita y que gozaba ahora plenamente por un cielo colmado de ángeles.

Estos y otros pensamientos parecidos inundaban el día a día de este hombre que vivía en el jardín más realista de todos: el jardín de los muertos.

El  cementerio de La Almudena es enorme y a veces, uno se pierde por sus calles y patios floridos en busca de los recuerdos, por ese motivo, y por otros menos románticos, como son el sustento diario, se dedicaba a indicar o acompañar a los distintos familiares de los difuntos a sus diferentes pasajes por la módica cantidad de la voluntad, que la mayoría tenía.
De eso vivía, los guardas y enterradores hacían la vista gorda, sabían que no le guiaba una mala intención y le conocían de muchos años.

La gente empezaba a llegar y Pablo se dispuso a la tarea.

Porque Pablo Ruiseñor llevaba viviendo en el cementerio de La Almudena quince años,  quince largos años llenos de tierra, lluvia, cipreses, nieve y flores, eso sí, siempre acompañado por los pájaros que alegraban sus horas bajas con sus cantos y de los muchos gatos que habitan los cementerios. “Gatos del paraíso”, escribe Antonio Burgos, “Un paraíso sin gatos ni es paraíso ni es nada”. Compartía Pablo esa hermosa opinión. Y mucho lo apreciaban a él los felinos de La Almudena, pues desde que llegó se ocupaba de alimentarlos, no les faltaban sus gránulos, siempre que le era posible, o las más ricas sobras en tiempos de máxima estrechez.
La mayoría de las tardes se le podía ver sentado a la sombra de un ciprés rodeado de mininos y mirlos, repartiendo comida y contándoles sus cuitas.

A pesar de su ropa gastada, seguía siendo un hombre interesante y pulcro.  
No pasaría de los cuarenta y cinco años, de estatura media y pelo grisáceo, eso sí, un poco encorvado por el peso de las penurias y el duro suelo (cosa que él intentaba disimular estirándose todo lo posible), sus ojos pardos y profundamente  habladores contrastaban con su natural silencioso. Aunque por más contrarío que parezca, subsistía en este país de muerte, por su locuacidad. Ya que como he dicho, se dedicaba a relatar la vida y milagros de los habitantes de las tumbas y panteones que lo circundaban, se sabía al dedillo el nombre de miles de finados. Historias que, o preguntaba a los familiares o inventaba. Algunos decían que era un loco, otros que un indigente sin más,  muchos, que la crisis lo cogió de lleno y fue desahuciado de su casa y bienes…pero los más, afirmaban que se trataba de un enamorado fiel que no quiso nunca separarse de la amada y lo vinculaban al panteón de Lucrecia, situado junto a su morada, una joven que se quito la vida a la edad de diecisiete años, en vista de que sus padres no le permitían vivir con su amante.
(Así era citado en el frío mármol por un alma caritativa), y que desesperado, quiso seguirla y ser perpetuamente el guardián de su tumba por amor. También contaban, que los padres, rabiosos al saber de sus juramentos furibundos contra ellos, poderosos como eran, lo hundieron en la ruina total, cosa que a él, ávido de compartir vida y eternidad junto a la amada, no le importó. Nunca jamás se supo de los progenitores de la bella, al Campo Santo nadie le llevó flores, sin embargo, todos los días, su tumba era regada por media docena de rosas blancas.

Leyendas entusiasmadas y llenas de fantasía que despertaba este hombre manso de espíritu y conformista con la vida. Su vida o su muerte, a saber…

De todas formas y a pesar de las murmuraciones y comentarios, Pablo continuaba con su rutina de siempre: despertar al alba, saludar a sus convecinos, rezar algún que otro padrenuestro por sus almas, relatar a los visitantes las historias más sugestivas de La Almudena;  conversar con los gatos y los mirlos bajo los cipreses y, sobre todo, esparcir diariamente seis rosas blancas sobre la sepultura de Lucrecia.  

viernes, 15 de marzo de 2013

UNA TUMBA PARA UN HOMBRE
Diana Disavoia

Los argumentos de Bratislav eran difíciles de ignorar: en ese cementerio estaba enterrada toda su familia. Él lo había perdido todo, hogar, esposa, hijos y como no tenía valor para suicidarse, decidió vivir allí, cerca de sus seres queridos, muerto en vida. Los medios de comunicación se hicieron eco del caso, los servicios sociales le ofrecieron una vivienda de alquiler, modesta pero acogedora y un empleo en la construcción donde había trabajado toda su vida. Bratislav rechazó todas las ofertas. Cuando finalmente fue desalojado por la fuerza, la policía descubrió que la tumba abandonada en la que vivía el hombre era en realidad un largo túnel que comunicaba con el palacio de la condesa Ivana Amanović cerrado desde hacía décadas. Bratislav se había instalado cómodamente en él, rodeado de lujosos tapices, cuadros de la familia de valor incalculable y amplias dependencias con riquísimo mobiliario. El caso arrojó luz a la leyenda que rodeaba a la mansión, en la que los vecinos aseguraban que por las noches veían a través de las ventanas al fantasma del conde desplazarse iluminado con una vela, e incluso aseguraban haber visto salir humo de la chimenea en las frías noches de invierno. El dato más significativo fue que, investigando en los antecedentes de Bratislav se descubrió que nunca se había casado y tampoco había tenido hijos, hombre solitario al que no se le conocía familia alguna, y por cierto, jamás había trabajado en la construcción.

domingo, 3 de marzo de 2013

Ejercicio para la próxima reunión (propuesto por Diana)



La idea es que a raíz de esta noticia: Un hombre sin hogar vive en tumba abandonada desde hace 15 años, escribamos un relato. No hay más condiciones, se deja total libertad en la extensión, en la ambientación (no tiene por qué ser en esa ciudad o en esa fecha...) o en cualquier otra cuestión que se nos ocurra. Lo importante, como siempre, es que escribamos. Y si alguien más se anima, que nos envíe su cuento, será bien recibido. Tras la reunión iremos colgando los relatos.

La próxima reunión será el 13 de Marzo. En la Biblioteca nos vemos.

viernes, 1 de marzo de 2013

“Familias refugiadas en Líbano, ¿Qué ves tú?”


 



Estas son las bases de un concurso que nos parece muy interesante y que nos han pedido el favor de difundir. Vamos a animarnos.

Quién Convoca
ONG RESCATE Internacional, con la financiación la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), convoca un concurso de relatos para visibilizar la situación de las personas refugiadas en Líbano.
Objetivo del concurso
Sensibilizar a la sociedad española sobre la especial situación de vulnerabilidad de la población refugiada
palestina en los campos y “asentamientos” de Líbano, por su falta de recursos y oportunidades.
Quién puede participar
Cualquier persona física residente en España mayor de edad (mínimo 18 años) de forma individual.
En qué consiste
Desde RESCATE proponemos escribir un relato en el que el/la autor/a, utilizando la forma literaria que
prefiera, se asome a la realidad de una o varias personas refugiadas en Líbano y cuente una historia.
Ante una idea, imagen, noticia, información…etc. sobre refugiados/as palestinos/as, ¿Qué ves tú? ¿Cómo
es el día a día en un campo de refugiados/as? ¿Cómo son sus vidas en Líbano? ¿Y su futuro?... Estas son
sólo algunas de las ideas sobre las que pueden desarrollarse los relatos.
Los textos pueden ser relatos convencionales, cuentos, cartas, diarios, artículos periodísticos, poemas,
monólogos o una mezcla de varios formatos.
Los contenidos deberán tener carácter realista (evitando los relatos extraordinarios, fantásticos o
maravillosos). A modo de ejemplo, algunas temáticas en las que se podrán contextualizar los textos son:
problemática social, asunto cotidiano, sentimental o histórico.
Como herramienta para conocer la situación de la población refugiada palestina en Líbano, RESCATE
publica periódicamente información de diferente índole (conceptos, datos, proyectos…etc) en el blog
www.familiasrefugiadasenlibano.org. Todos los contenidos del blog, que se han publicado y se irán
publicando, pueden servir de fuente para conocer la realidad del lugar y tener la información necesaria
para poder participar en el concurso.
Los relatos se irán difundiendo en el blog Familias refugiadas en Líbano manteniendo el/la autor/a su
nombre.
Premio
Viaje solidarioi a los campos de refugiados/as de Líbano con el objetivo de conocer los proyectos que
AECID-RESCATE desarrollan en el país. Durante el viaje, la persona ganadora realizará una labor de
comunicación desde el terreno y transmitirá su experiencia a través de los canales de difusión de la
entidad.
Requisitos para la presentación de trabajos
- Los relatos deben ser originales y cualquier referencia ajena incluida en el texto (extractos,
citas…etc.) debe ser citada.
- En el mismo documento del relato (al principio o final del mismo), se incluirá la información del
autor (Nombre, apellidos, teléfono de contacto, dirección postal y dirección de correo
electrónico).
- Los textos se presentarán escritos a ordenador; Tipo de letra Times New Roman, tamaño 12 e
interlineado del texto 1,5.
- Los relatos tendrán un máximo de 3 páginas (sin mínimo establecido)
- No se aceptarán relatos escritos en grupo.
Plazos
La entrega de los relatos se realizará a través de correo electrónico desde el lunes 3 de diciembre de 2012
hasta el viernes 3 de mayo de 2013 a las 15:00.
La dirección de correo electrónico a la que remitir los textos es:
familiasrefugiadasenlibano@ongrescate.org
Jurado
Las personas del jurado se irán conociendo a medida que transcurra el concurso y estará formado por
refugiados/as, escritores/as, palestinos/as, libaneses/as, personas relacionadas con el mundo de la
cooperación al desarrollo y sociedad civil.
Resolución del concurso
La resolución del concurso se realizará la semana del 20 de junio coincidiendo con el Día Mundial del
Refugiado 2013.