miércoles, 25 de marzo de 2009

NO VOLVERÉ NUNCA JAMÁS (Mi ejercicio de fanfiction sobre Campanilla. Gracia)


La pequeña hada suspiró tristemente. Llevaba demasiado tiempo volando, sus fuerzas se estaban agotando y en el horizonte no aparecía ninguna señal que indicara que se acercaba a algún sitio. Miró hacia abajo, sus alas no responderían al mojarse. Así es que no quería caer al mar, pero sabía que le quedaba poco aguante. Se lamentó de haber tomado aquella dirección, incluso de haber abandonado la isla, pero recordó a la lamentable de Wendy y supo con certeza que tarde o temprano lo habría hecho. Finalmente perdió la esperanza de que esa niña con aires de grandeza y pija a más no poder terminara cansándose del baboso de Peter, y tuvo que admitir que aquella relación grimosa estaba dando para mucho. Bag… Ese Peter le había decepcionado. Y ella era una tonta, para qué engañarse. Por eso decidió marcharse, y tenía claro que no quería recorrer el camino que la llevase al país de los humanos, con unos cuantos mocosos había tenido bastante, y estaba segura de que no se iba a llevar muy bien con ellos o de que la tomarían por una mariposa extraña y acabaría con un alfiler en la barriga dentro de un marco. Así es que una vez tomada la decisión de irse sólo le quedó aventurarse en aquel viaje a no tenía ni idea dónde. Con Peter nunca habían explorado aquella ruta, pero estaba segura de que lo que se encontrase no iba a ser peor que lo que había estado sufriendo esos últimos meses.
La pequeña hada volvió a suspirar. No podía seguir. Oteó hacía la lejanía. Su corazón dio un brinco, ¿aquello era tierra?, ¿de verdad lo era? Entonces sólo tenía que hacer un esfuerzo más. Vamos, un pequeño esfuerzo Campanilla, que tú puedes…

************

…“¿Qué ha pasado?, ¿dónde estoy?, ¿lo he conseguido de veras?, y ¿quién es ese? Oh, no, por favor, un humano, no. Tanto esfuerzo para volver a dar con ellos... Está de espaldas, pero por su porte sin duda que se trata de un hombre. Oh, se está dando la vuelta, se ha dado cuenta de que he despertado, se acerca… creo que sonríe, pero veo un poco borroso. Me está hablando. Vaya, ahora lo veo mejor… sí, sí, mucho mejor que los que he conocido de su misma especie, desde luego deja a Peter a la altura de un vulgar mendrugo. Humm, qué grande es, y qué atractivo. Que se bañaba en el mar cuando he caído sobre él (mira que desmayarme precisamente en esos momentos…). Que sorprendido porque nunca había visto una criatura igual (aunque asegura haber visto muchas), me ha traído a la arena y me ha tapado y vigilado durante horas (qué majo). Que se llama Aragorn (curioso nombre). Pero parece ser que no me entiende cuando yo hablo: le he dado las gracias y le he dicho mi nombre y me ha mirado como atontado. Era mucho pedir, claro: un hombre guapo y que además me comprendiese, ni en los cuentos, vamos. Me pregunta que qué me puede ofrecer para comer (sin duda es atento). Pero a ver cómo le digo que con un par de flores yo me apaño… Vaya, soy buena con esto de los gestos, pero dice que por estos lugares, que señala como Tierra Media o algo por el estilo, no hay mucha vegetación y me invita a viajar con él en su caballo hasta otro sitio donde me sentiré mejor, la Comarca parece que se llama, que allí habitan los hobbits, a los que describe como pequeños y amables seres con los que cree que me voy a llevar bien. Yo asiento con una sonrisa, ¿a ver qué voy a hacer? Ya que he llegado hasta aquí debo arriesgarme. Y como nunca se sabe, quizá allá donde vamos encuentre a un hombre como él pero de mi tamaño…”.

5 comentarios :

Toñi dijo...

Me gustó mucho cuando lo leíste, Gracia. Me gusta por su frescura, la naturalidad del monólogo.

Qué suerte tiene esta Campanilla. Más que la de Peter Pan.

Teresa dijo...

Ay,Ay... quién fuera Campanilla, ¿verdad?
Desde luego donde esté Aragorn que se quite Peter Pan (aunque sea uno de mis personajes fetiche). Creo que las chicas del club opinamos unanimemente en este tema; quedó claro en la cena de la presentación del libro.
;D

Edurne dijo...

Lo de Aragorn y la Tierra Media ha sido todo un puntazo. No me has defraudado, jejeje. ¡Viva el rey Aragorn!
Besos

Ana dijo...

Me encanta que Campanilla se quite por fin de encima el papel de niña tonta eternamente enamorada, ha mejorado el gusto. Me ha encantado

Ana

Anónimo dijo...

¡Me ha gustado mucho. Alicia.