martes, 2 de diciembre de 2008

"UN LARGO INVIERNO", Teresa Sandoval

La marmota soñó que era abogada: una mujer alta, robusta, de densa cabellera castaña y protuberante dentadura. Envuelta en la toga negra estaba especialmente imponente, y bajaba y subía del estrado con una naturalidad sublime. Había conseguido la libertad bajo fianza para su cliente, un individuo oscuro y ladino como un zorro, cuyo delito se quedaba difuminado en los contornos del sueño. Cuando salieron de los juzgados se tomaron unas copas para celebrarlo y acabaron en la guarida del hombre, un sitio inhóspito y oscuro como una cueva. Retozaron toda la noche a la manera de los humanos, y él le descubrió el potencial erótico que tiene un tarro de mermelada de fresas. El sabor dulce en la boca y el regocijo de aquel cuerpo jurídico y rotundo, le hicieron olvidar que era dos de febrero. La primavera aquel año se retrasaría al menos dos veranos.

2 comentarios :

Toñi dijo...

Muy bueno, Teresa. "El día de la marmota". Así estaba el pobre Ben Murray, dale que te pego al mismo día una y otra vez.

Y la marmota soñando ...

splendid dijo...

prada bags
prada wallets
prada bag
prada handbag
prada handbags