miércoles, 3 de diciembre de 2008

"Lady Mermelada", por Toñi


Una rubia de cabello largo, piernas vertiginosas y abrigo de piel de marmota sale de los juzgados caminando en equilibrio sobre sus taconazos de diez centímetros. Dos hombres que van a entrar en ese momento la observan pasmados, haciendo esfuerzos por no volver la cabeza mientras se cruza con ellos. Con admiración, uno le pregunta al otro:
—¿Y ésa …?
—Es Lady Mermelada… ¿no has oído hablar de ella?
—¿La abogada que tiene loco al juez Gorila? Ahora me lo explico todo. ¡Esa tía está buenísima!
—Dicen que cuando sube al estrado el juez babea… Y hace lo que quiere con él: la condena, la fianza, todo lo decide ella.
—¿Y será verdad que le dicen lady Mermelada porque …
En ese momento el juez Gorila pasa junto a ellos. Lleva una mancha bien visible de mermelada de albaricoque en el pantalón.

Toñi Sánchez Verdejo
Noviembre 2008