lunes, 7 de marzo de 2011

HOMBRE QUE MIRA A OTRO HOMBRE QUE MIRA (Mario Benedetti)


Diana



Repites la rutina de todas las noches: le lees un cuento al pequeño, das un beso y arropas al mayor y ojeas un rato el periódico. Aquí suele haber algunas pequeñas variaciones. Hay noches, no muchas, dos o tres veces al mes, en que haces el amor con tu mujer, sin demasiada pasión, sin demasiados preámbulos; cuando eso ocurre, te quedas inmediatamente dormido.

La mayoría de las noches, en cambio, después de acostar a los niños y leer un rato el periódico, enciendes el televisor. No prestas demasiada atención a los programas es, en realidad, el mensaje tácito que diriges a tu mujer, para indicarle que ya no seguirás escuchando su cháchara aburrida, rutinaria, quejosa. Ella, al cabo, se retira resignada con un casto beso en la mejilla y la recomendación de no acostarte muy tarde porque tienes que madrugar.

Entonces es cuando te sientes vivo de verdad. Te recreas en el ritual: cierras las cortinas del salón pero no totalmente, dejas unos diez centímetros entre paño y paño, acercas el sillón a la ventana, colocas la caja en la mesilla que queda a tu derecha, la abres ceremoniosamente, tomas con delicadeza los prismáticos y barres los edificios al alcance de tu vista. Te detienes en cada una de las ventanas iluminadas, contemplando la intimidad de los vecinos.

Y entonces me ves, mirándote a través de mis prismáticos, descubierto en mi propia intimidad.

7 comentarios :

lara dijo...

Serias la mirona contingente... o necesaria

Anónimo dijo...

Miras a quien te mira y te sorprende...
Alicia.

Pepi dijo...

Que sorpresas en ambas miradas. Me gusta.

Paula dijo...

En un principio había pensado que era un relato de Benedetti.
En cualquier caso es brillante Diana, muy original. Me gusta como vas haciendo crecer la tensión hasta el final inesperado en el que aparece el "yo" que habla.

Teresa dijo...

Muy bueno, Diana. Nos hemos quedado con la boca abierta. Conciso, breve, inteligente y muy bien escrito.
En fin, ya sobra decir que me ha gustado mucho, pero lo digo ;D.

Diente de león タンポポ dijo...

El cuento lo leyó Jose María en la reunión y me gustó mucho; es original y te mantiene la atención hasta el momento de perplejidad del final.

Un beso ;-)

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho, una ejercicio muy interesante y que te mantiene en vilo hasta el final, ENHORABUENA me ha encantado

Ana