miércoles, 22 de diciembre de 2010

Ejercicio de escritura rápida, 15 de diciembre.

El viaje me había encantado, pude ver perplejo, como el  pavo real  extendía su cola maravillosa. Pavoneándose, al compás del viento.
Aunque a ratos se hizo interminable.
Recuerdo la subida de la montaña, cuando conseguida la cima, me derrumbé al límite de mis fuerzas, sudando desde la punta de los pies, hasta el pelo.
Me asustó mucho el zumbido de las abejas. Un hermoso lago me salvó. Corrí a él, aún así, con evidente asco, saqué una de mi boca.
El sol era muy fuerte, estaba quemado. El sólo roce del aíre me lastimaba y el  tejido de mí camisa, me hacía rabiar.
De pronto, me sentí un diáspora.

5 comentarios :

Diente de león タンポポ dijo...

Es curioso cómo las mismas palabras crean diferentes ejercicios en cada uno. Tú te has inspirado en un viaje, aunque la palabra diáspora cuesta encajarla ¿verdad?

Feliz navidad, Alicia.

Un beso :-)

Anónimo dijo...

Si que cuesta.
Y como cada uno,a Dios gracias, somos diferentes, las mismas cosas son distintas para cada cual.

Feliz Navidad también, para tí y los tuyos.

Un besico.
Alicia.

Edurne dijo...

En la variedad está el gusto y es lo bueno que tiene esto de escribir o leer.
Feliz Navidad.
Besos

Anónimo dijo...

Así es sin más, Edurne.
¡Feliz Navidad!

Besicos.
Alicia.

Teresa dijo...

Es lo bueno que tienen estos ejercicios rápidos, Dan mucho desí y siempre pasamos un buen rato.

Me gusta tu ejercicio, Alicia, aunque como dice Toñi la palabra diáspora cuesta colocarla porque su uso no es demasiado habitual.
Besos.