jueves, 14 de abril de 2011

UN INACABADO EN EL MUSEO. (Proyecto de personaje, teatro)

Avatar de UsuarioEl museo había cerrado, los cuadros que momentos antes se exhibían estáticos, empezaban a tomar vida.del fondo izquierdo, un pliego medio enrollado, lucha por abrirse. Gira a un lado y a otro y al fin lo consigue. El esbozo de personaje que sale del papel apenas trazado, tiene signos de clásico y signos de abstracto, mira hacía todos los cuadros y todos los cuadros lo miran a él. Se encuentra solo, ni siquiera está acabado.

_¡Seguro que va a ser maravilloso conocer a tantas celebridades!_ Piensa feliz, con su cerebro inconcluso_ un mechón de pelo cae por el lado de la frente clásica y por el abstracto, un ojo desorbitado mira azorado en rededor. Sus piernas a medio terminar, se esfuerzan por aproximarse a los personajes de los cuadros.

_¡Guau!_exclama con admiración_ ¡Si son las Meninas y los Borrachos; la hermosa Monna Lisa, y Ofelia, Ofelia, mí amada Ofelia! _Llora emocionado y en su afán de reconocer a sus héroes, cae varias veces y cada vez que cae, vuelve a enrollarse en el pliego reapareciendo otra vez con más brío, aunque un poco más borroso. Todos le dan de lado y le vociferan:
_¡Vete de aquí, no te conocemos!
Desde la altura de su cuadro, Felipe IV, mueve la cabeza murmurando entre dientes con desprecio:
_Plebeyo inconcluso_. Él, se arruga impresionado. Apenas es un boceto.
_ ¡Un inacabado! _Asevera uno de los borrachos, mientras agita la mano echándole._¡lo que nos faltaba! Con el problema que tenemos!

El proyecto de retrato, ha pasado largo tiempo enrollado en un rincón y no sabe nada de lo que ocurre. Camina vacilante de un lado a otro de la sala.
Al “inacabado” como ya le llaman algunos clásicos, le faltan muchos trazos para ser un verdadero personaje, se siente desnudo y triste, busca cobijo en cada una de las representaciones pictóricas, que lo rechazan airados. Dos lágrimas de carboncillo, caen de su gran ojo.
Las meninas se vuelven de espaldas al verlo. La mujer de la ventana, dejando a un lado su parte casquivana, parece apiadarse de él y le invita a descansar en su cuadro, mientras los demás le gritan:
_¡¿No ves que es sólo un croquis?! ¡Échalo, no es de nuestra estirpe, ¡un inacabado cualquiera…!

Cansado, derrotado, el esbozo, sigue el peregrinaje. A ratos, oye la voz gangosa de otra mujer que agarrada a la botella deambula lloriqueando y hablando sola entre los cuadros. Tiene mucho miedo. Menos mal que a lo lejos divisa un oasis y se arrastra poco a poco hacía allí.
_¡Son girasoles!_ Prorrumpe en gritos gozosos y, reuniendo los pocos arrestos que le quedan,se introduce con cuidado entre ellos que, aunque se hacen los despistados mirando cada uno hacía otra parte, le ceden un minúsculo espacio. Y el esquema sonríe, y sin arrancar ni una sola pipa, se enrolla en su pliego y se queda dormido. Ha sido una dura prueba para un inacabado como él en un museo tan importante…

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Hola Alicia, ¿Te acuerdas cuando te presenté el libro en Valencia?
Te he dicho muchas veces que eres muy versatil y lo estás demostrando. Cada día escribes mejor.
Este proyecto de personaje me parece muy origiginal y con muchos matices.
Un abrazo.
Robert.

Anónimo dijo...

Gracias Robert,
¡eres un amigo!
Alicia.