lunes, 23 de junio de 2008

LLUVIA DE SEXO por Nieves Jurado


Me gusta hacer el amor cuando llueve. El sonido de la lluvia me incita a desear que mi amante me posea sin descanso. Es una sensación inexplicable. La lluvia purifica la atmósfera, riega la tierra y la llena de vida. Y así como la tierra se presenta dispuesta a recibir la savia del cielo, yo me preparo para que el hombre me entregue su esencia. Me excita sentir el calor de su cuerpo en contraste con el frío aguacero. Nuestra humedad frente a la humedad de ahí fuera. Y entonces deseo que sus labios acaricien mi cuello y desciendan despacio hasta alcanzar mis pezones que aguardan duros la calidez de su saliva. Siento su pene palpitar con furia, mientras le manan sin control unas gotas que van dejando suaves huellas en mi piel. Mi sexo está tenso y jugoso a la espera de que él lo alcance para saborearlo incansable hasta que una oleada de placer contraiga todo mi cuerpo y me haga desear con urgencia que me penetre. Pero aún hay tiempo para más, pues sigue incesante la lluvia. Mis manos sujetan ahora con firmeza su miembro y mi lengua se desliza tibia por él. Me encanta lamerlo, deleitarme con el latir de sus venas a punto de estallar, introducírmelo en la boca hasta rozar mi garganta. Sé que me va a penetrar de forma salvaje y así se lo pido. Con el éxtasis, enmudece la lluvia y llega el silencio.

8 comentarios :

Toñi dijo...

Cachis en la mar, Nieves. Que me está dando de lleno el chorro del aire acondicionado y sin embargo estoy pasando unos caloreeeeeeeeeeeeeeees...

Bien por tí, por atreverte con este texto tan caliente.

¡¡¡¡ Y a mí que cuando llueve me da la depresión!!!!

Anónimo dijo...

Hay que dejar volar nuestros impulsos o instintos de vez en cuando.
Nieves

Anónimo dijo...

Me encanta, Nieves.Me parece un texto maravilloso. Breve e intenso,magníficamente construido, al que no le falta ni le sobra nada. Genial esta literatura erótica para esta lluvia,para todas las lluvias...

Mercedes

Anónimo dijo...

Gracias, Mercedes, el erotismo también puede ser hermoso. Digo yo.
Nieves

Anónimo dijo...

Tengo que volver a escuchar esa canción cuando llueva a ver si me llega la inspiración de la misma manera en que te llegó a ti. XD

Un texto breve pero muy, muy intenso, y perfectamente escrito, como siempre.

Anónimo dijo...

Cuando las ganas de joder aprientan...

Con sol
con lluvia
o con tormenta.

Arístides

Anónimo dijo...

En efecto, Arístides.
Nieves

Anónimo dijo...

Muy sensual. Me gusta el fondo de la lluvia y las "humedades" externas e internas. Y yo que me pasé el aguacero con la casa inundada... a ver si para la próxima me inspira tu relato...
Diana